RSS

Dublin imprescindible

04 Sep

Dublín, ciudad vibrante, personal y única, si definieramos cada ciudad según la personalidad de sus ciudadanos sería divertida, alegre, simpática, afable, espontanea y juvenil. Cada paso que das por Dublín te impregnas del folklore y de los signos de Irlanda, de su música y de su inagotable olor a cerveza. Tras cualquier esquina te encuentras con el arpa irlandesa, con un trébol, con el siempre eterno color verde, con su mitología celta y como no, con una pinta de Guinness. Una ciudad completa y en definitiva, una ciudad irlandesa.

5.- Catedral de la Santísima Trinidad y Catedral de San Patricio

La Catedral de la Santísima Trinidad es la catedral más grande de la ciudad y es la actual sede del arzobispado de Dublín.

La Catedral de San Patricio es la catedral oficial del país. Fue construida en honor a San Patricio cerca del pozo donde se decía que bautizaba a los paganos.

Catedral de la Santísima Trinidad de Dublín (Imagen propia)

Catedral de San Patricio (Imagen propia)

4.- O’Connell Street l y Grafton Street.

O’Connell Street debe su nombre a un líder nacionalista irlandés del siglo XIX, su estatua preside el inicio de la calle si entras por el río. En ella se encuentras “The Spire”, un monumento de más de 100m que se construyó para conmemorar el nuevo milenio.

La base de The Spire, al fondo la bandera irlandesa ondeando (Imagen propia)

La artesanía y los artistas callejeros se concentran en la Grafton Street, esta calle peatonal acaba en la estatua de Molly Malone, que representa a la protagonista de una canción popular irlandesa (incluso Bono la ha cantado en alguno de sus conciertos) que por el día es pescadera y por la noche prostituta.

Artista callejero en Grafton Street (Imagen propia)

Artista callejero tocando la guitarra (Imagen propia)

La Molly Malone (Imagen propia)

3.- Trinity College

Fundado en 1592 es la universidad más antigua de toda Irlanda.Su biblioteca tiene el derecho legal a recibir una copia de todos los libros que se editen en Irlanda y Reino Unido, por lo que es una de las bibliotecas más extensas de las islas.

Patio interior del Trinity College (Imagen propia)

En ella se exhibe el Libro de Kells, un antiguo manuscrito (800 d.c.) escrito en latín por monjes, contiene los cuatro evangelios del Nuevo Testamento, está considerado una joya del arte medieval celta ya que está adornado con miniaturas coloreadas. Lo más curioso es que cada se expone al público una pagina distinta.

Una página del Libro de Kells

Pero lo más impresionante del Trinity es su vieja biblioteca, decorada en madera y repleta de bustos de mármol de los más celebres escritores. Sus estanterías están repletas de libros variopintos arrugados por la edad y en toda la sala se percibe un ligero olor a cuero envejecido. Recomendado a los amantes de los libros (Lo siento, prohibido hacer fotos en el interior del Trinity College.

Vieja biblioteca del Trinity College

2.- Guinness Storehouse

Probablemente la cerveza Guinness (1759), originaria de Irlanda, sea la cerveza negra más famosa del mundo. En Dublín tenemos la oportunidad de hacer un recorrido a través de su elaboración (ingredientes, procedimientos, etc.), historia y publicidad. La visita culmina en el Gravity Bar, un Pub situado en la última planta de la Storehouse, donde podremos disfrutar de una pinta de Guinness (incluida en la entrada de la Storehouse) con vistas de 360º a la ciudad de Dublín y a las Montañas Wicklow. En la actualidad es la atracción turística más visitada de Irlanda.

Pinta de Guinness (Imagen propia)

Gravity Bar (Imagen propia)

Las Montañas Wicklow desde el Gravity Bar (Imagen propia)

Yo y mis pintas de Guinness en el Gravity

1.- Temple Bar

Lo más imprescindible de la ciudad, lo que de verdad no te puedes perder, es el Temple Bar, el barrio donde late el corazón de Dublín. Puedes arrimarte cada mañana y siempre descubrirás algo nuevo, desde un mercadillo de libros de segunda mano, hasta un rinconcillo en el que no habías reparado antes o una persona que pisa esos adoquines por vez primera. Pero es a partir de las 6 de la tarde cuando el Temple Bar adquiere una tonalidad diferente, cuando cada centímetro se llena de buen rollo, cuando dublineses y turistas toman el barrio y salen a sus calles para disfrutar de una pinta en sus tradicionales pubs, es justo en ese momento, cuando realmente te das cuenta de que te encuentras en el centro de Dublín.

Pub tradicional irlandés (Imagen propia)

Gente sentada frente al mítico Pub Temple Bar, abierto desde 1860 (Imagen propia)

Dublinés vendiendo comida en un puesto callejero (Imagen propia)

Turista fotografiando el Temple Bar (Imagen propia)

Rincón en el Temple Bar (Imagen propia)

Turista con su merecido descanso (Imagen propia)

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 4 septiembre, 2011 en Lugares

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: